Si eres un empresario comprometido con la eficiencia operativa y la optimización de tus procesos, seguramente eres consciente de la importancia de una gestión eficaz de inventarios. Una de las técnicas más conocidas en este ámbito es el método FIFO (First In, First Out), un enfoque que garantiza una rotación adecuada de productos. Dicha modalidad también es fundamental para mantener la calidad de los productos y evitar pérdidas económicas innecesarias.

¿Quieres saber de qué se trata el método FIFO, cómo funciona en la gestión de inventarios y cómo puede beneficiar a tu empresa? ¡Sigue leyendo!

La esencia del método FIFO

En esencia el principio del método FIFO es simple pero lógico: los primeros productos que ingresan a tu almacén deben ser los primeros en salir. Es decir, las unidades más antiguas se venden o utilizan antes que las más recientes. Esta técnica encuentra su origen en la premisa de que los productos perecederos, con fecha de caducidad próxima, deben ser consumidos o vendidos antes de que alcancen su fecha límite.

En un mercado como el actual, donde la frescura y la calidad son fundamentales -especialmente en industrias como la alimentaria o farmacéutica- el método FIFO es un aliado esencial. En resumen, los objetivos del referido esquema de gestión de stock son:

  • Evitar la obsolescencia.
  • Minimizar las pérdidas por caducidad.
  • Mantener una reputación de confiabilidad en cuanto a la calidad del producto.

Aplicación del método FIFO

Implementar el método FIFO eficazmente requiere un control exhaustivo del inventario y una comprensión precisa de cada producto. A continuación, enumeramos los pasos básicos para llevar a cabo una gestión exitosa de mercancías utilizando el sistema que nos ocupa:

  • Identificación y clasificación. Es fundamental identificar qué productos se gestionarán utilizando el método FIFO. Principalmente, aquellos que tienen una fecha de caducidad o vencimiento son los que resultan más idóneos para esta técnica.
  • Sistema de registro. Establece un sistema de registro claro y eficiente para asentar las entradas y salidas de productos. Utilizar un sistema automatizado puede agilizar este proceso y reducir errores humanos.
  • Orden de entrada y salida. Es fundamental asignar un número de orden o código único a cada entrada de inventario. Esto permitirá rastrear el orden en que los productos ingresan y se venden o consumen.
  • Seguimiento riguroso. Es crítico mantener un seguimiento constante de las existencias y asegurarse de que las unidades más antiguas se utilicen primero. Sin duda, esto requiere un esfuerzo continuo, pero los beneficios superan con creces la inversión de tiempo y recursos.
  • Inventario físico. En efecto, debes realizar inventarios físicos periódicos para comparar los registros con las existencias reales en el almacén. Esto ayudará a identificar discrepancias y ajustar el sistema en consecuencia.
  • Actualizaciones regulares. Asimismo, es indispensable realizar una actualización constante de tus registros y ajustar el sistema según sea necesario. La precisión en los datos es clave para el éxito del método FIFO.
  • Sistemas de almacenaje dinámico. Considera la implementación de estanterías adecuadas con sistemas de almacenaje dinámico para facilitar el acceso a las unidades más antiguas y garantizar una circulación fluida de productos.

Ventajas del método FIFO en la gestión de inventarios

La elección del método adecuado para gestionar tus inventarios puede marcar una gran diferencia en la eficiencia y la rentabilidad de tu negocio. El sistema FIFO, con su enfoque en utilizar los productos más antiguos primero, ofrece una serie de ventajas que impulsan el rendimiento de tu empresa:

Prevención de obsolescencia

Ciertamente, uno de los desafíos más significativos en la gestión de inventarios es evitar la obsolescencia de productos. Los bienes perecederos, como alimentos o productos farmacéuticos, son particularmente susceptibles a este problema. Aquí es donde el método FIFO es conveniente, ya que asegura que los productos más antiguos se utilicen primero. En consecuencia, esto disminuye la probabilidad de que los productos caduquen o se vuelvan obsoletos en el almacén, lo que a su vez reduce las pérdidas económicas asociadas con la eliminación de productos no vendidos.

Mantenimiento de la calidad

En industrias donde la frescura y la calidad son fundamentales, como la alimentaria, la farmacéutica e, incluso, la electrónica, el esquema FIFO garantiza que los productos se consuman o vendan antes de que su calidad se degrade. Al vender o usar los productos más antiguos primero, evitas la posibilidad de que estos permanezcan en el almacén durante mucho tiempo. De lo contrario, su prolongada permanencia en stock puede afectar su estado y valor.

Cumplimiento normativo

En sectores altamente regulados, como la industria farmacéutica y alimentaria, cumplir con las normativas es esencial. Por tanto, el FIFO ayuda a garantizar el cumplimiento normativo, asegurando que los productos se utilicen antes de su fecha de vencimiento o caducidad. Esto no solo evita problemas legales y sanciones, sino que también refuerza la confianza de los consumidores en la calidad y seguridad de tus productos.

Control y seguimiento eficiente

Igualmente, el método que analizamos facilita el seguimiento y control de las entradas y salidas de inventario. Al registrar y gestionar los productos según su fecha de ingreso, se simplifica la tarea de rastrear la rotación de productos y se asegura que se siga el orden correcto. Esto también contribuye a una mayor precisión en la contabilidad y en la toma de decisiones relacionadas con la reposición de inventario.

Alineación con procesos naturales

El método FIFO se asemeja a muchos procesos que experimentamos en la vida cotidiana, como las colas de espera en diferentes contextos. Esta similitud hace que el método sea fácil de entender y aplicar para los empleados, lo que reduce la probabilidad de errores y confusiones.

Diferencias entre el método FIFO y el método LIFO

Además del método FIFO, existe otra técnica común en la gestión de inventarios conocida como LIFO (Last In, First Out), que también merece atención. Aunque ambos métodos comparten similitudes en términos de manipulación de inventarios, presentan diferencias clave que pueden influir en la elección entre uno u otro.

Por un lado, el principio básico del FIFO es utilizar o vender los productos más antiguos primero. Mientras que el LIFO consiste en vender o emplear prioritariamente la mercancía cuya entrada es más reciente. De allí, se desprenden otras diferencias:

  • FIFO es ideal para la gestión de productos perecederos con fecha de caducidad cercana. Por el contrario, LIFO es indicado para mercancía de larga vida útil o cuando los precios de los productos tienden a aumentar con el tiempo.
  • En cuanto a la evaluación de inventario, el primero, tiende a resultar en una valoración de inventario más cercana al precio de mercado actual. A la inversa, el segundo puede afectar positivamente el flujo de efectivo a corto plazo, ya que los productos más nuevos suelen ser más costosos.
  • Respecto al seguimiento y control, FIFO proporciona una monitorización más ágil de las entradas y salidas. Esto no ocurre con el LIFO, que requiere un seguimiento meticuloso de los costes y registros.

En Dársena21 gestionamos tu stock de acuerdo a sus características

A propósito del método de gestión de inventario que analizamos, en Dársena21 somos capaces de proporcionar logística de almacenaje y envío a una amplia diversidad de mercancías. A excepción de productos peligrosos, perecederos o químicos.

De hecho, prestamos servicios de almacén sanitario para laboratorios y distribuidores de medicamentos en el ámbito de la Comunidad de Madrid. En este caso, aplicamos el esquema FIFO para la gestión del stock en almacenes. En tanto que el LIFO y otras modalidades, las implementamos para administrar el inventario de empresas de e-commerce y otros sectores. Contáctanos y conoce todas las ventajas de contar con un partner logístico con más de 30 años de experiencia.