Aparte de acelerar el flujo de mercancías, la eficiente disposición de productos en un almacén también es un componente vital para la optimización de procesos logísticos. La zonificación, como estrategia de planificación, desempeña un papel crítico en la ubicación de mercancías en el almacén, permitiendo la máxima optimización del espacio disponible y la mejora de diversos aspectos operativos.

La zonificación y su importancia en la ubicación de mercancías en el almacén

En esencia, la zonificación de un almacén implica la subdivisión del espacio disponible en áreas o zonas específicas con el objetivo de lograr la máxima eficiencia. Esta estrategia se basa en criterios como el aprovechamiento del espacio, reducción de costes, minimización de tiempos y otros factores determinantes para la gestión logística. Visto de este modo, la correcta organización  y ubicación de mercancías en el almacén es esencial para aquellas empresas que buscan optimizar sus operaciones logísticas.

Antes de decidir qué parámetros utilizar para zonificar la mercancía, es fundamental comprender las diversas áreas o zonas del almacén. Estas áreas pueden ser definidas por tipo de producto, caducidad, volumen, proximidad a la zona de recepción o expedición del almacén, entre otros. La zonificación bien planificada asegura un acceso rápido y sencillo a los productos almacenados y una buena visibilidad de estos. Aparte de eso, contribuye a la disminución de costes y de tiempos operativos.

Factores clave a considerar para la zonificación y ubicación de mercancías en el almacén

Desde luego, en el proceso de zonificación del almacén, existen factores clave que deben ser cuidadosamente considerados para optimizar las operaciones:

  • Aprovechamiento del espacio de almacenamiento al máximo: La eficiencia en la utilización del espacio disponible es esencial para maximizar la capacidad de almacenamiento del local.
  • Acceso fácil y rápido a los productos: Evidentemente, la disposición de productos de manera que sean fácilmente accesibles agiliza los procesos de carga, descarga y preparación de pedidos.
  • Visibilidad y ubicación óptima de la mercancía: Una disposición que permita una clara visibilidad y ubicación de la mercancía facilita la gestión del inventario y minimiza la posibilidad de errores.
  • Minimizar costes de almacenamiento: Como dijimos, una zonificación eficiente contribuye a la reducción de costes operativos asociados con el almacenamiento de mercancías.
  • Reducción de distancias recorridas: Por igual, la disposición estratégica de las zonas minimiza las distancias que deben recorrer los equipos de manipulación, optimizando  tiempo y recursos.
  • Gestión de inventario más eficiente: La zonificación debe permitir una gestión fluida y precisa del inventario, facilitando la identificación y ubicación de productos.
  • Seguridad y circulación en el almacén: Mantener la seguridad y garantizar el tránsito sin obstáculos dentro del almacén son aspectos fundamentales que deben ser considerados en la zonificación.
  • Mejor conexión entre zonas de carga y descarga: En este punto, la correcta conexión de las áreas de carga y descarga con el resto del almacén es crítica para una operación logística eficiente. Esto también depende de una adecuada ubicación de mercancías en el almacén.
  • Delimitación y demarcación clara de zonas: Cada zona definida debe contar con una clara delimitación y marcado para facilitar la identificación y evitar confusiones.

Estos factores, cuando son considerados y aplicados de manera integral, contribuyen a crear un sistema de zonificación que maximiza la eficiencia y la productividad en el almacén.

Características de los bienes a considerar

Por otro lado, las características específicas de los bienes a almacenar son elementos determinantes en el proceso de zonificación. Algunas de estas características incluyen:

  • Tamaño de la mercancía: Zonificar productos según su tamaño ayuda a disminuir los costes de manipulación; por ejemplo, almacenando artículos voluminosos en zonas de fácil carga y descarga.
  • Rotación de inventarios: En este sentido, los productos de alta rotación deben ser almacenados cerca de la salida para reducir tiempos y distancias. Mientras que los de baja rotación pueden ubicarse en áreas más lejanas.
  • Preparación de pedidos: Si los productos serán preparados en un área específica, la zonificación puede facilitar almacenar la mercancía más cerca de la misma para reducir distancias innecesarias.
  • Productos complementarios: Agrupar productos que comúnmente forman parte de un mismo pedido o envío optimiza los procesos logísticos.
  • Incompatibilidad: Algunos productos, debido a sus características, no pueden almacenarse en los mismos espacios. Es fundamental evitar incompatibilidades, como en el caso de productos químicos y alimentos perecederos.

La definición y organización de criterios específicos para la zonificación, teniendo en cuenta estas características, permitirá ubicar las áreas adecuadas para el almacenamiento de cada producto.

Estrategias de ubicación de mercancías en el almacén

En la gestión logística, la eficaz colocación de mercancías en el almacén es esencial para maximizar la eficiencia operativa. Diferentes estrategias y métodos pueden aplicarse para lograr una disposición óptima, facilitando la rapidez en la preparación de pedidos y reduciendo costos. A continuación, explicaremos algunas estrategias clave de colocación de almacenes.

LIFO, FIFO y FEFO, criterios que optimizan el orden de salida

Al considerar estrategias de colocación de mercancías, las metodologías LIFO (Last In First Out), FIFO (First in First Out) y FEFO (First Expired First Out) desempeñan un papel crucial. Cada una de estas estrategias tiene sus propias ventajas y se adapta a diferentes tipos de productos y necesidades comerciales.

  • FIFO (First in First Out): Este método, también conocido como «primero en entrar, primero en salir», implica organizar la distribución de mercancías según el orden de llegada al almacén. Al recoger un pedido, la mercancía que llegó primero es la primera en ser seleccionada. En concreto, es especialmente útil para productos perecederos, como en el caso de la industria alimentaria.
  • LIFO (Last In First Out): Contrario al FIFO, este método prioriza la salida de los productos más recientes. Es recomendable para mercancías que pueden almacenarse durante periodos prolongados, como productos pesados o de baja rotación.
  • FEFO (First Expired First Out): Similar al FIFO, la estrategia FEFO se centra en productos con fechas de caducidad. Aquí, los productos con fechas de caducidad más cercanas son los primeros en salir, minimizando el desperdicio de productos con fechas límite.

Método de inventario ABC, que prioriza la importancia

El método de clasificación ABC es una estrategia de ubicación de mercancías en el almacén según su importancia para la empresa. Ciertamente, tiene base en el principio 80/20, que establece que el 20% de las referencias de productos generan el 80% de los beneficios. Desde esta perspectiva, dicho método prioriza y asigna ubicaciones en el almacén en función del impacto financiero de los productos. La zonificación se realiza en tres áreas: A, B y C.

  • Zona A: Ubicada cerca del área de envío, de fácil acceso y con mayores recursos asignados, esta zona alberga productos de alta importancia y rotación.
  • Zona B: Se destina a productos con importancia intermedia, ubicados en áreas de acceso relativamente sencillo.
  • Zona C: Reservada para productos con menor impacto financiero, se encuentra en áreas más distantes y de acceso más complicado.

Zonificación por familias y según el flujo de mercancías

La zonificación basada en familias de productos y en el flujo de mercancías es otra estrategia que busca agrupar productos con características similares o patrones de movimiento. De hecho, al asignar zonas específicas para cada familia o grupo de familias, se facilita la localización y gestión de productos.

Aun así, es importante señalar que una zonificación exclusivamente basada en estas características puede generar ineficiencias y costes innecesarios. Por esta razón, se plantea una estrategia mixta.

Zonificación mixta por familias y facturación o ventas

Considerada la estrategia más compleja pero eficiente, combina la zonificación por familias con la clasificación ABC. En este sentido, la ubicación de mercancías en el almacén se prioriza según su importancia financiera y se agrupan por familias. De este modo, es posible obtener una zonificación que optimice tanto la rentabilidad como la organización interna del almacén.

Zonificación por flujo o ubicación de productos en el almacén según su venta

Algunos almacenes aplican una estrategia de organización basada en el flujo de mercancías. Con el tiempo, se analiza la frecuencia de venta de productos y se ubican aquellos de mayor rotación cerca de estaciones clave, como la de embalaje. Los productos de baja rotación se colocan en áreas menos transitadas. Este enfoque mejora el flujo general de mercancías y puede adaptarse a cambios en la demanda.

Por último, es esencial revisar periódicamente la efectividad de la estrategia de colocación elegida y planificar reorganizaciones según las necesidades del negocio. La combinación de estas estrategias permite a las empresas adaptarse a las demandas del mercado y mantener una gestión eficiente del inventario en sus almacenes. En la gestión logística, la optimización continua es clave para enfrentar los desafíos dinámicos del comercio y la distribución. 

En Dársena21 dinamizamos el almacenamiento de tu mercancía

Con más de 30 años de experiencia en el sector logístico, Dársena21 te ofrece un servicio integral que incluye recogida de tu mercancía en tu empresa, almacenamiento y entrega al cliente final. Nuestro piso logístico de 40.000m² en Guadalajara, cerca de Madrid cuenta con seguridad y condiciones totalmente monitorizadas. 

En esta misma línea, conocemos la prioridad de entrega y la demanda de los productos que fabricas o comercializas. Incluso, entre nuestros servicios adicionales, actuamos como centro de fulfillment para ecommerce. Por esta razón, nuestras operaciones de ubicación de mercancías en el almacén se adaptan con precisión a las necesidades de tu negocio. Más aún, todos nuestros procesos cuentan con absoluta trazabilidad end to end. ¡Contáctanos!