En el complejo ámbito del comercio internacional, la entrada de mercancías a un país demanda un riguroso proceso de inspección y control aduanero para asegurar el cumplimiento de la normativa vigente y el pago de los impuestos correspondientes. Por lo tanto, el almacenaje en aduanas es un componente crítico en el flujo logístico, proporcionando un espacio temporal para las mercancías en espera de su despacho. En España, este proceso está enmarcado en el Reglamento Comunitario 2913/CE/92, modificado por el Reglamento 450/CE/2008, que da origen al Código Aduanero Modernizado.

¿Qué es el almacenaje en aduanas?

El almacenaje en aduanas constituye una práctica esencial para facilitar las operaciones logísticas y el despacho de mercancías importadas. Este concepto hace referencia a la capacidad de retener temporalmente las mercancías en dependencias, públicas o privadas, mientras se realiza el proceso de despacho aduanero. En esencia, un almacén aduanero actúa como una zona franca donde las mercancías extranjeras aguardan las operaciones aduaneras que deben cumplir.

Precisamente, el almacenaje de tales mercancías pendientes de despacho debe realizarse exclusivamente en almacenes con autorización aduanera. La permanencia en estos establecimientos tiene un límite de 45 días si han llegado por vía marítima, o un máximo de 20 días si su transporte fue terrestre o aéreo. Antes de que expire este plazo, es indispensable asignar un destino a la mercancía. De lo contrario, ha de solicitarse una prórroga o proceder a su destrucción.

Tipos de almacenaje en aduanas

La clasificación de los depósitos aduaneros se fundamenta principalmente en la distinción entre públicos y privados. Sin embargo, esta tipología de almacenaje en aduanas es más compleja, diversificándose según la responsabilidad del usuario. En el ámbito de la responsabilidad pública, destacamos los siguientes tipos:

  • Almacén aduanero tipo A: El propio almacén asume la responsabilidad.
  • B: La responsabilidad recae en el cliente (depositante).
  • F: Las autoridades aduaneras asumen la responsabilidad.

Por otro lado, en los almacenes aduaneros de responsabilidad privada, encontramos:

  • Almacén aduanero tipo C: El depositante es propietario del almacén.
  • D: Similar al Tipo C, porque el depositante es propietario, pero se emplea un procedimiento simplificado de domiciliación.
  • E: Espacio asignado a un cliente para una operación específica. Por lo tanto, la relación depositante-almacén finaliza al concluir dicha operación.

Los regímenes especiales del Código Aduanero Comunitario también definen el almacenaje en aduanas

El Código Aduanero Comunitario modernizado, establecido por el Reglamento (CE) No 450/2008, introduce regímenes especiales de depósito que permiten el almacenaje en aduanas de mercancías no pertenecientes a la Unión Europea. A los efectos, la condición es que no estén sujetas a derechos de importación, gravámenes o medidas de política comercial. Estos regímenes son:

  • Régimen de depósito temporal.
  • Depósito aduanero.
  • Zona franca.

Por cierto, las mercancías de la UE pueden incluirse en estos estados con el objetivo de beneficiarse de decisiones que concedan la devolución o condonación de los derechos de importación, según la legislación de la Unión. En conjunto, estos regímenes especializados ofrecen flexibilidad y opciones estratégicas a las empresas involucradas en el comercio internacional.

Depósito temporal

En concreto, el régimen de depósito temporal, contemplado en el Código Aduanero Comunitario, abarca diversas categorías de mercancías no comunitarias. Al ingresar al territorio aduanero de la Comunidad, estas mercancías se consideran declaradas para ubicarse en un almacén de depósito temporal, a menos que ingresen directamente a una zona franca. Esta categoría incluye mercancías procedentes de una zona franca que se introduzcan en otra parte del territorio aduanero y mercancías cuyo régimen de tránsito externo haya concluido.

Además, al momento de presentar las mercancías en la aduana, la declaración en esta se considera efectuada y admitida. Este régimen permite un control eficiente de las mercancías en tránsito, asegurando su adecuado despacho aduanero antes de su ingreso al mercado.

Depósito aduanero

En sentido amplio, el concepto de depósito aduanero engloba tanto la instalación física como la situación jurídico-aduanera de las mercancías. Respecto a las instalaciones, un depósito aduanero tiene el reconocimiento de las autoridades aduaneras y está bajo el control de las mismas. En dicho espacio es posible almacenar mercancías de importación según las condiciones establecidas en la legislación aduanera.

Desde una perspectiva jurídico-aduanera, el régimen especial de depósito aduanero permite el almacenamiento de mercancías no pertenecientes a la Unión en instalaciones específicas. Este régimen se vincula a la autorización de un local como depósito aduanero, facilitando el almacenamiento de mercancías procedentes de terceros países en esas instalaciones.

Ciertamente, en el depósito aduanero, se contempla únicamente el almacenamiento en aduanas de mercancías no pertenecientes a la Unión. Aún así, las autoridades aduaneras pueden autorizar el almacenamiento conjunto de mercancías vinculadas al régimen de depósito aduanero y mercancías de la Unión, siempre que exista una necesidad económica y no comprometa la vigilancia aduanera.

Zona franca

Las zonas francas se definen como partes cerradas del territorio aduanero de la UE, separadas del resto, donde se puede almacenar una variedad de mercancías no pertenecientes a la Unión. Estas zonas gozan de la notable ventaja de no estar sujetas a derechos de importación, otros gravámenes ni medidas de política comercial, siempre que estas últimas no prohíban la entrada o salida de mercancías en el territorio aduanero de la Unión.

Al respecto, la designación de zonas francas recae en la voluntad de los Estados miembros. Estos deben comunicar a la Comisión Europea información detallada sobre las zonas francas en funcionamiento dentro de sus territorios. Tales zonas deben estar cercadas y sometidas a vigilancia y control aduaneros posibles tanto para las mercancías como para los medios de transporte que ingresen o salgan de ellas.

Ventajas del almacenaje en aduanas

Como parte integral de la estrategia logística de muchas empresas, el almacenaje en aduanas ofrece diversas ventajas que contribuyen a la eficiencia operativa y financiera:

Posibilidad de postergar el pago de impuestos

Una de las ventajas más significativas es la posibilidad de posponer el pago de aranceles e impuestos hasta que la mercancía abandone el espacio del almacén aduanero. Esto proporciona un flujo de efectivo más flexible para las empresas.

Hace más eficiente el tiempo de entrega

Al utilizar depósitos aduaneros, las empresas pueden tener existencias en un lugar controlado. De esta manera, optimizan el tiempo de entrega y evitan problemas como la rotura de stock. Esto se traduce en una gestión logística más eficiente y en una mayor satisfacción del cliente.

El almacenaje en aduanas es ajustable a las necesidades

En efecto, la diversidad de tipos de almacenes y los regímenes especiales de depósito proporcionan un marco amplio que se adapta a las necesidades específicas de los importadores. y contribuye a la agilización de los procesos comerciales internacionales.

Permite gestionar parcialmente el stock

Ciertamente, las empresas depositantes no están obligadas a sacar todo su stock de una vez. Pueden gestionar las mercancías de manera parcial, lo que brinda una flexibilidad valiosa en la gestión de inventarios y la planificación estratégica.

Permanencia ilimitada

En muchos casos, los almacenes aduaneros ofrecen un tiempo de estancia ilimitado, brindando tranquilidad a las empresas al eliminar la presión de plazos estrictos.

Oportunidad de comprar a mejor precio

Al aprovechar las condiciones del almacenaje en aduanas, algunas empresas pueden realizar compras más grandes o beneficiarse de fluctuaciones económicas, como cambios en el valor monetario, sin incurrir en impuestos hasta que la mercancía abandone el almacén.

¿Necesitas almacenaje en aduanas de responsabilidad privada? DÁRSENA21, te brinda la solución perfecta.

Ubicado en nuestra sede en Guadalajara, DÁRSENA21 cuenta con un extenso suelo logístico de 40.000 m². Nuestros espacios de almacenamiento multifuncionales cumplen con todos los requisitos legales y condiciones establecidas por la administración aduanera competente para prestar el servicio de almacenaje en aduanas. Entre las características destacadas de nuestras instalaciones se encuentran:

  • Sistemas avanzados de detección, alarma y extinción de incendios, equipados con rociadores automáticos y extintores estratégicamente ubicados.
  • Unidades de ventilación que aseguran la circulación de aire limpio, previniendo olores y toxicidades.
  • Iluminación LED y natural para un entorno óptimo.
  • Circuito cerrado de televisión para la monitorización constante de todas las áreas.
  • Rigurosos controles de acceso que garantizan la seguridad en todo momento.

Adicionalmente, en DÁRSENA21 empleamos tecnología punta para asegurar la trazabilidad completa de tus productos, desde su llegada y permanencia hasta su salida, como parte integral de nuestra gestión de almacén. No esperes más, contáctanos ahora mismo para obtener más información sobre nuestros servicios de almacenaje en aduanas y todas las operaciones logísticas que podemos ofrecerte. ¡Somos tu partner logístico eficiente y seguro!