Si tu día a día exige el constante movimiento de mercancías en entornos industriales o comerciales, seguramente ya conoces la importancia de contar con herramientas eficientes para manipular cargas de manera segura y productiva. En este caso, independientemente del tamaño de tu empresa y del tipo de productos manejados, algunos de los tipos de apiladores pueden ser aliados indispensables. Uno o varios de ellos facilitan tareas como la preparación de pedidos, almacenamiento de materiales y la manipulación de cargas de diversos pesos.

Generalidades sobre los tipos de apiladores

En esencia, un apilador es una herramienta versátil capaz de mover cargas de diferente naturaleza y peso, gracias a la variedad de accesorios de que disponen para desplazar palets, cubos, cajas y otros elementos. Al usar estos equipos, es esencial que el operario cuente con el kit de protección adecuado. Este incluye botas de seguridad, guantes y casco, para minimizar los riesgos asociados.

Al momento de elegir un apilador, es preciso considerar ciertas características comunes que, aunque varían ligeramente entre los diferentes modelos, impactan directamente en su desempeño. Estas características incluyen el radio de giro, la distancia y altura de las horquillas, velocidad y autonomía. Por supuesto, también debes comprobar la capacidad de carga y la altura máxima de elevación. La elección adecuada dependerá de las necesidades específicas de la tarea a realizar.

Ahora, explicaremos en detalle los tipos de apiladores más utilizados.

Tipos de apiladores manuales

Básicamente, los apiladores manuales se presentan como una solución eficaz, especialmente en situaciones donde el uso es poco frecuente y no requiere mucha elevación. En su mayoría, disponen de una bomba hidráulica que acciona un sistema de tijera mediante un pedal o una manivela para levantar cargas.

A los efectos, ofrecen una alternativa económica a sus contrapartes eléctricas. Los tipos de apiladores más comunes en esta modalidad son:

  • Mini apiladores hidráulicos: Estos dispositivos, empleados frecuentemente para levantar paquetes y half-palets, cuentan con plataformas extraíbles en las horquillas. Por igual, su bajo peso los hace ideales para descargar vehículos utilitarios, ofreciendo portabilidad en cada desplazamiento.
  • Apiladores de manivela: Con un mecanismo de elevación preciso mediante una tijera anti-retorno, los apiladores de manivela son versátiles. Pueden tener horquillas estándar o ajustables para cargar palets anchos y su diseño -con ruedas en la parte superior del mástil- facilita su transporte.
  • Apiladores de gran elevación y capacidad: Ciertamente, estos apiladores son imprescindibles en almacenes, ya que pueden manejar cargas de hasta 3.000 mm y 1.500 kg en altura. Por lo común, están compuestos por un mástil simple o doble de chapa de acero reforzada, horquillas de acero igualmente reforzado, malla de protección y empuñaduras de empuje. También disponen de un timón, una bomba hidráulica de gran capacidad y otras características. Todos estos elementos conforman una solución robusta y segura para la carga, descarga y almacenamiento en altura de palets.
  • Apilador encuadrante: Conocido como apilador americano, es la elección adecuada para apilar palets fuera de lo común. Sus brazos en el suelo rodean el palet, mientras que las horquillas extraíbles tienen una separación ajustada según el tamaño de los palets a levantar.

Tipos de apiladores semieléctricos: eficientes y versátiles

En la evolución constante de la maquinaria de manejo de materiales, los apiladores semieléctricos destacan como una opción intermedia entre la potencia total de los apiladores eléctricos y la operación completamente manual de los apiladores tradicionales. Estos equipos incorporan una plataforma elevadora impulsada por una batería recargable, lo que facilita el levantamiento de cargas más pesadas de manera eficiente y rápida. Aunque la manipulación y desplazamiento aún se realizan manualmente mediante un timón o manija, su capacidad eléctrica les confiere un rendimiento superior en comparación con los apiladores manuales tradicionales.

En efecto, los apiladores semieléctricos son la elección ideal para aquellos que buscan una solución eficiente para mover cargas pesadas sin invertir en apiladores eléctricos. Estos equipos encuentran su aplicación en una amplia variedad de entornos, incluyendo el ámbito industrial, almacenes, distribuidoras y comercios. En estos ámbitos, la combinación de capacidad de carga y asistencia eléctrica resulta esencial.

Opciones para cada necesidad

Dentro de la categoría de semieléctricos, encontramos varios tipos de apiladores diseñados para abordar diversas demandas logísticas. A continuación, se presentan algunos de los tipos más comunes y sus aplicaciones específicas:

  • Apiladores semieléctricos de carga frontal: Más indicados para operaciones en espacios reducidos, estos apiladores cuentan con una plataforma de carga frontal con un sistema eléctrico para elevarla y bajarla. Su capacidad para maniobrar en áreas estrechas los convierte en la elección perfecta para levantar y transportar cargas en entornos logísticos y de almacenamiento con limitaciones de espacio.
  • De carga lateral: Diseñados para manejar cargas más grandes y pesadas, estos apiladores cuentan con una plataforma de carga lateral extensible mediante un mecanismo eléctrico. De este modo, pueden levantar y transportar cargas más anchas, haciéndolos ideales para entornos donde se requiere versatilidad en el manejo de mercancías.
  • De doble tijera: En concreto, tienen capacidad para elevar cargas a alturas significativas. Equipados con dos conjuntos de tijeras que suben y bajan eléctricamente, estos apiladores pueden alcanzar elevaciones superiores a otros tipos de apiladores semieléctricos.
  • Apiladores semieléctricos de elevación total: Similares a los anteriores, estos equipos disponen de una plataforma de elevación extensible hacia adelante. Esta característica les permite gestionar cargas en espacios estrechos, brindando versatilidad en aplicaciones donde se requiere acceso a áreas de trabajo elevadas.

Tipos de apiladores eléctricos

Evidentemente, los apiladores eléctricos representan la cúspide de la eficiencia en el manejo de materiales. Por su diseño, son aptos para preparar pedidos y realizar tareas de apilado y almacenamiento en estanterías de nivel bajo a medio. Asimismo, son dispositivos empleados para maniobras precisas, transporte eficiente y apilado de cargas paletizadas en superficies lisas y sin desniveles.

Desde luego, los apiladores eléctricos presentan una serie de características que los distinguen en términos de capacidad y diseño ergonómico:

  • Capacidad de carga: Los apiladores eléctricos pueden cargar entre 800 y 2.000 kg, condición que los hace ideales para una amplia gama de aplicaciones logísticas.
  • Altura de elevación: Estos equipos pueden elevar cargas desde 1,5 hasta 6 metros de altura. De allí, que tengan un acceso eficiente a estanterías y áreas de almacenamiento en diferentes niveles.
  • Mástil: La parte de la carretilla por la que suben y bajan las horquillas se conoce como mástil, un elemento clave en la estructura de los apiladores eléctricos.

Adaptables a diversos sectores

Dentro de esta categoría, encontramos varios modelos diseñados para adaptarse a diversas necesidades y sectores. Algunos de los tipos de apiladores eléctricos más comunes son:

  • Apiladores eléctricos estándar de media/alta capacidad: Diseñados para alcanzar altas capacidades residuales a gran altura, estos apiladores optimizan el rendimiento en operaciones logísticas que requieren un manejo eficiente de cargas pesadas.
  • Con elevación de brazos soporte: En particular, están concebidos para superar entradas y salidas a muelles de carga. Igualmente, estos apiladores pueden utilizarse en modo transpaleta eléctrica porque pueden elevar los brazos de soporte.
  • Para doble apilamiento: Permiten el transporte simultáneo de dos pallets, siendo ideales en operaciones de carga y descarga de camiones para maximizar la capacidad de transporte.
  • Con brazos de soporte abiertos: Su diseño los hace perfectos para situaciones donde el acceso con brazos de soporte estándar es problemático. Suelen utilizarse junto con implementos para abordar cargas circulares como bobinas o bidones.
  • Apiladores eléctricos con carro retráctil: Como su nombre lo indica, estos equipos permiten retraer el mástil para utilizarlos en espacios reducidos, brindando la versatilidad de una carretilla retráctil.
  • Apiladores eléctricos de alta intensidad: En sí son ideales para recorrer largas distancias en entornos con movimiento constante de carretillas, como centros de distribución, almacenes o industrias con uso intensivo.

¿Invertir en apiladores y otros equipos o externalizar la logística?

La elección entre apiladores manuales, semieléctricos y eléctricos dependerá de la frecuencia de uso, la capacidad de carga requerida y las características específicas del entorno de trabajo. De hecho, comprender las diferencias y aplicaciones específicas de cada tipo de apilador es esencial para optimizar las operaciones logísticas y garantizar la eficiencia en el manejo de materiales.

Sin embargo, existe la opción de obviar la inversión en estos equipos, así como en espacios de almacenamiento y tecnología para la gestión de inventarios. Y esta no es otra que externalizar la logística con un operador 3PL confiable y con amplia experiencia.

Optimiza tu almacenamiento con Dársena21

En Dársena21 contamos con más de 30 años de trayectoria en el sector logístico. Dentro de nuestro piso logístico de 40.000m² en Guadalajara, cerca de Madrid, almacenamos mercancías y materias primas de diversos clientes. Allí contamos con todas las condiciones de seguridad, climatización e iluminación necesarias. Incluso, disponemos de diversos tipos de apiladores y carretillas elevadoras, además de tecnología punta para la gestión eficiente de stock. ¡Contáctanos y sabrás por qué somos tu partner logístico ideal!