Una simple mirada al mercado logístico post pandemia servirá para advertir el acelerón del sector para transformar sus procesos al entorno digital y continuar ofreciendo servicios de calidad al ritmo que impone el mercado.

Y es que ya no se hacen las cosas como antes.

En el año 2020 la pandemia azotó todos los sectores. La logística sintió el golpe al comercio de bienes no esenciales y, aún así, el sector logístico siguió creciendo.

La logística 4.0 es parte de la explicación ya que gracias a los nuevos servicios logísticos apoyados en tecnología se ha conseguido mejorar la eficacia de los procesos a la vez que se reducían los costes. Y es que, si definimos la logística como el modo en el que una empresa utiliza medios para hacer funcionar su actividad, con la logística 4.0 se aprovechan totalmente los medios digitales. Esto, unido al auge del ecommerce, ha posibilitado el continuo crecimiento del sector.

carretilla en almacén

Tecnología y medios digitales

El camino de la digitalización logística está pasando por el avance en campos como la analítica de datos para anticiparse a las demandas del mercado y poder hacer previsiones de operativas parta conseguir reducir las inversiones generales y afinarlas a periodos concretos del año.

También el llamado business intelligence  ayuda a reducir los costes de los procesos aumentando la seguridad de los mismos a la vez que aumenta la seguridad de los datos tratados gracias a los avances en ciberseguridad que protege la integridad, autenticidad, confidencialidad y disponibilidad de los datos con los que se trabaja. En este campo es muy conveniente reseñar las soluciones de blockchain que cambiarán por completo las reglas de juego de multitud de sectores.

Avanzan a pasos agigantados las soluciones de inteligencia artificial que utilizan algoritmos predictivos para mejorar las cargas de trabajo y saber cuando adecuarse a las posibles demandas que puedan acontecer a lo largo del año aparte del blackfriday o la campaña de Navidad. Y por supuesto, la continua e imparable mejora de la automatización de las operaciones logísticas donde el trabajo entre el hombre y el robot está cada vez más asentado y donde los centros logísticos encuentran un perfecto caldo de cultivo apara delegar en las máquinas todas aquellas tareas más rutinarias que no aportan valor a la fuerza de trabajo de las personas. Es en esta tendencia tecnológica de automatización de las operaciones logísticas donde se seguirán poniendo grandes esfuerzos en los próximos años.

Del otro lado, encontramos un mercado cada vez más digital que demanda soluciones con una premura casi inmediata. Donde antes se debía acudir a una tienda física, seleccionar el artículo y comprarlo en el lugar ahora se compra todo a golpe de clic y este método no entiende de lugares ni horarios. Por ello la logística debe buscar continuamente nuevos modos de innovar.  

Innovación

Sin innovación es imposible acceder a soluciones rentables y precisas que ofrezcan procesos eficientes y a bajo coste que permitan mejorar las operaciones y la calidad del servicio. La automatización de los almacenes que permite la conexión entre sistemas de gestión de almacén y máquinas es quizá una de las más necesarias ya que ayuda a aumentar de forma drástica el transporte de pallets y genera movimientos eficientes de mercancías, a la vez que reduce el espacio necesario para realizar las operaciones logísticas. Por supuesto, las soluciones para conocer en tiempo real el estado de las mercancías y su flujo es determinante, así como la automatización de todo tipo de tareas administrativas repetitivas que únicamente consumen tiempo y no aportan valor auténtico al negocio.

Gracias a la externalización de los procesos logísticos cualquier empresa, por pequeña que sea, puede beneficiarse de los avances tecnológicos sin tener que asumir los costes de inversión que estos avances suponen. Los centros logísticos cada vez son más requeridos como parte de la externalización de procesos con mercancías, pudiendo modernizar a bajo coste la cadena de suministros de los negocios que los contratan.

La logística tradicional ha muerto. Larga vida a la nueva logística.