El año que está transcurriendo se presenta con una serie de desafíos que demandan la atención inmediata del sector del transporte profesional. El panorama para el transporte de mercancías en 2024 está marcado por la necesidad de adaptación y resiliencia ante un entorno en constante evolución.  Tensiones geopolíticas, cambios en las tarifas de peaje y la implementación de nuevas tecnologías, son parte de los retos que debe abordar el sector.

Conflictos geopolíticos, la historia sin fin que seguirá afectando al transporte de mercancías en 2024

Uno de los retos más prominentes que enfrenta el transporte de mercancías en 2024 es la persistente incertidumbre en torno a los costes. Especialmente aquellos relacionados con conflictos geopolíticos. Desde el inicio del año, los transportistas se han visto afectados por el cese de las bonificaciones en el carburante. Sin duda, esta medida gubernamental ha impactado directamente en sus costos operativos. La decisión de no prorrogar las ayudas económicas, anteriormente destinadas a paliar los efectos de la guerra en Ucrania, refleja una postura gubernamental que considera estabilizada la situación económica.

Por si fuera poco, el sector del transporte de mercancías debe lidiar con las repercusiones de los conflictos regionales en su operatividad. En años anteriores la atención se centró en la guerra de Ucrania y los conflictos en Oriente Medio. Ahora, en 2024, la mirada se desplaza hacia el Mar Rojo. El recrudecimiento de la tensión entre Israel y Palestina genera una nueva amenaza para el comercio mundial, esta vez en el estratégico canal de Suez. De hecho, los recientes ataques armados a buques por parte de rebeldes yemeníes Huthi, han obligado a las compañías navieras a replantear sus rutas marítimas. Esto está generando importantes disrupciones en el flujo de mercancías a nivel global.

Dichos cambios repentinos han obligado a las empresas a redirigir sus embarcaciones por rutas alternativas, como la que atraviesa Sudáfrica. En consecuencia, hay un considerable aumento en los tiempos de tránsito y, por ende, en los costos asociados al transporte entre Asia y Europa. Esta situación, sumada a la creciente inestabilidad geopolítica, plantea un desafío significativo para el sector del transporte de mercancías en 2024 que deberá encontrar soluciones creativas y eficientes para mantener su competitividad en un entorno volátil y cambiante.

Las protestas agrarias y su repercusión en el transporte de carga en 2024

Además de los desafíos globales, el transporte de mercancías en 2024 también enfrenta obstáculos locales que afectan su operatividad y eficiencia. Un ejemplo destacado son los recurrentes ataques a camiones españoles en Francia, que han puesto en alerta a toda la industria. En el año 2023, una serie de incidentes violentos ocurrieron en la frontera entre Le Boulou y El Pertús, como consecuencia de protestas de viticultores franceses que interrumpieron el tráfico en la autopista AP-7, causando daños considerables tanto a la infraestructura como a los vehículos involucrados. Este año no parece ser diferente, con nuevas amenazas de bloqueo en el peaje de Le Boulou debido a protestas de agricultores, lo que anticipa un escenario de inestabilidad que podría persistir en los próximos meses.

Ante esta situación, tanto la Comisión Europea como la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM) han instado a tomar medidas preventivas para evitar la repetición de estos incidentes. Se hace un llamado a las empresas de transporte y a los conductores profesionales que realizan transporte internacional a considerar rutas alternativas que minimicen los riesgos durante las manifestaciones, protegiendo así tanto la seguridad de los trabajadores como la integridad de la carga.

La transición a la sostenibilidad también afectará al transporte de mercancías en 2024

Otro reto significativo que enfrenta este año el sector que nos ocupa es el impacto económico derivado de los cambios en las tarifas de peaje en Europa, en el contexto de la transición hacia una movilidad más sostenible. En este sentido, Alemania y Austria son pioneras en la implementación de medidas que buscan incentivar prácticas de transporte más respetuosas con el medio ambiente.

En Alemania, el incremento de las tarifas en el peaje (LKW-MAUT) desde diciembre de 2023 genera preocupación entre los conductores que circulan por el país. Y no es para menos: los costes operativos para las empresas de transporte están aumentando. Por su parte, Austria ha introducido cambios significativos en sus tarifas de peaje a partir de enero de 2024, considerando diversos factores. Entre estos, están: la distancia recorrida, la configuración de ejes, las emisiones Euro y el rendimiento de CO2. Esta medida, que afecta a vehículos pesados como camiones, autobuses y autocaravanas, refleja el compromiso del país con la promoción de prácticas de transporte más sustentables y eficientes.

Duotrailers para compensar la escasez de conductores y reducir emisiones

La reciente legalización de los duotrailers en las carreteras españolas representa un intento por abordar dos problemas fundamentales: la reducción de emisiones contaminantes y la falta de conductores. Estos vehículos de gran tamaño, compuestos por dos remolques, ofrecen la posibilidad de transportar cargas más voluminosas y pesadas.

Con 32 metros de longitud y capacidad de carga hasta de 72 toneladas, los duotrailers mejoran la eficiencia logística y reducen el número de viajes. Sin embargo, su implementación efectiva requiere de una regulación homogénea a nivel europeo para que puedan cruzar fronteras sin contratiempos. Esta situación plantea un nuevo desafío en el panorama del transporte de mercancías en 2024.

Cambios en normativas y transformación digital

Desde luego, la adaptación a cambios normativos y regulaciones es otro aspecto fundamental para la industria del transporte de mercancías en 2024. Si bien estas medidas tienen como objetivo mejorar la seguridad y la transparencia en la gestión del transporte, su implementación puede generar desafíos adicionales. En concreto, su cumplimiento puede requerir la disponibilidad de equipos y la capacitación del personal.

En paralelo, la industria del transporte de mercancías continúa su proceso de transformación digital, adoptando nuevas tecnologías para mejorar la eficiencia y la competitividad. La inteligencia artificial, el Internet de las Cosas (IoT) y la digitalización y automatización de procesos son áreas clave en las que las empresas están invirtiendo recursos y esfuerzos para optimizar sus operaciones.

Particularmente, la inteligencia artificial ofrece oportunidades para una gestión más eficiente del dato y una mayor capacidad predictiva en la optimización de rutas y la gestión de recursos. Por otro lado, el IoT facilita la monitorización en tiempo real de los activos y la optimización de la cadena de suministro. De este modo, mejora considerablemente la coordinación entre los distintos actores involucrados.

Asimismo, la digitalización y automatización de procesos simplifican la gestión diaria en las empresas de transporte, agilizando la planificación de rutas, la gestión de pedidos y el seguimiento de entregas. Esto no solo mejora la eficiencia operativa, sino que también proporciona una mayor visibilidad y transparencia a lo largo de toda la cadena logística. Como resultado de esto, la experiencia del cliente final mejora sustancialmente.

Estamos al tanto de los retos logísticos en 2024

En Dársena21 conocemos y asumimos los retos que tiene por delante la industria logística y es especial el transporte de mercancías en 2024. Por eso, trabajamos en sinergia con las más reconocidas empresas transportistas en la planificación y optimización de rutas, con la finalidad de ofrecer servicios logísticos integrales y de calidad a nuestros clientes. Desde la recogida de mercancías en origen y el almacenaje en nuestro piso logístico de 40.000m², hasta la entrega en destino, somos tu partner confiable.